VIDA UNIVERSITARIA

Juana Martínez

¿Trabajando y estudiando al mismo tiempo?


rendered-3.jpg

Sí, generalmente cuando iniciamos la vida universitaria, optamos por trabajar para obtener experiencia, pagar nuestros estudios o para independizarnos. Esto resulta caótico para muchos, cuando chocan los días de parciales y los días de quedarse hasta tarde en la oficina, el grupo de la U con 58 chats y el de trabajo con 36 y creciendo por minutos, por el proyecto que se avecina, sentimos que no podemos más.

Pues bien, se puede lograr, aunque a veces parece ser imposible. Debemos cumplir con ambos roles y para eso, te paso estos datos:

  1. Pulcritud

El desorden es lo peor en esta etapa, ahora que tu tiempo es medido y tienes más responsabilidades, no debes darte el lujo de no encontrar las llaves cuando vas a salir, porque eso repercute en tardanzas; no puedes permitirte dejar una tarea en la cocina, donde le puede caer agua o jugo y correr el riesgo de no entregarlo. Pon todo en su lugar. Esto también aplica al puesto de trabajo, ¿Te imaginas lo que pensaría tu jefe si te vuelves un caos cuando te pide el formulario que te entregó hace 3 días? ¡Horror! y eso sin contar que siempre vas a estar estresado, buscando lo que ni tú sabes si tienes.

  1. Organización

La agenda del celular es mi mejor amiga, al ritmo que voy teniendo tareas por entregar o reportes con los que cumplir, voy llenando mi calendario, con alarma de 24hrs de aviso, para poder prepararme. Esto también aplica para los cumpleaños y compromisos familiares.

Si gustas puedes hacerlo en una agenda convencional, te funciona igual de bien.

  1. Sentido de Compromiso

Aunque por momentos quisiéramos no mirar el listado de pendientes, hay que dedicarles el tiempo, energía y calidad que merece nuestro nombre, porque sí, cuando hemos entrado a la vida adulta, nuestro trabajo habla por nosotros. Cuando eres buen colaborador y buen estudiante, dejas huellas en quienes te imparten clases y te dan trabajo (esas huellas se transforman en oportunidades siempre).

  1. Aprende e Investiga

Cada vez que tengas cerca a alguien de quien puedas aprender algo, HÁZLO. Así mismo en lo académico, si ahorraste $500 para navidad, utilízalo para tomar un diplomado de mercadeo, ventas, leyes o algo te llame la atención; aprender nunca será un gasto, siempre es una inversión. No creas ciegamente tampoco en todo lo que te dicen, ponte de tarea investigar, busca, lee, pregunta, comenta, aporta y estarás desarrollando un criterio analítico atractivo para cualquier empleador.

  1. Perdónate

Sí, perdónate, perdónate por estresarte y reaccionar de forma errónea; estas en un entorno que no es el habitual para ti, es cuestión de tiempo y es normal. No siempre obtendrás los comentarios que esperabas y resulta frustrante, porque, así como muchas cosas dependen de nosotros, hay muchas otras más que no. Lo importante es que nunca te desanimes y luches por tus metas día a día. Cada error es una oportunidad de mejorar; avanza.

Juana Martínez

Publicado el 16 noviembre 2017


Categoría:


Comentarios

¿Te gustaría estudiar en la UIP?

UIP